Y llegué hasta lo más alto de la escalera, sin aliento pero lleno de curiosidad.

Empujé ansioso aquella puerta y al abrirla, vi algo maravilloso… el mundo entero estaba a mis pies.