No hay nada mejor que un buen rato de lectura relajada junto a  los amigos  mientras en la calle llueve a cántaros.

Pues esto mismo es lo que hicimos ésta semana acompañados además de un delicioso y calentito montón de palomitas. Yo disfruté de veros así y creo que vosotros también. Y como la experiencia salió “de cine”…lo repetiremos sin duda en cualquier otro momento. Os mando un gran beso.